Viejo cante jondo. El Agujetas

Viejos cantes campanilleros

a la puerta de un rico avariento
llegó Jesucristo y limosna pidió
y en vez de darle una limosna
los perros que había fue y se los azuzó
y Dios permitió
que los perros murieran de rabia
y el rico avariento pobre se quedó
quiso demostrar
que tan sólo las puertas del Cielo
tan sólo las abría la santa humildad
los pastores corrían pa un árbol
(en ver?) una nube que se alevantó
y nos cayó un rayo, a nosotros nos libre
y a uno de de ellos lo carbonizó
pero al otro no
porque llevaba la estampa y reliquia
de la Virgen pura de la Concepción

Malagueña de la flor morena

yo entré en el jardín de Venus
voy a buscar la flor que amaba
y me encontré a la lis morena
pues era la flor que yo buscaba
pa que me alivie esta pena

Fandangos en el bujío

a ese hombre no hay quién lo mire a la cara
porque es viejo y le falta la fuerza
después de que su producto ha dao
pa ese hombre no hay clemencia
mira si ese hombre es desgraciao
a una mujer de la vida
le pegaba sin razón
yo me acordé de mi hermana
y le llamé la atención
y es por el día de mañana

Alegrías de la independencia

lo que Zaragoza sabe
pregúntale a Zaragoza
con un puñao de valientes
hicieron en Zaragoza
retroceder a los franceses
que me la tienes que dar
con el tacón de la bota
para taconear
que me iba a costar la vida
mis penas eran muy grandes
publico yo mis penas
se muere la mare mía
se sacude y luego canta
el que duerme en cama ajena
de madrugá se levanta
navarrico, navarrico
qué bien te pega la gorra
¿De qué regimiento eres?
de Navarrica soy, señora
con el manilón, manilón
eso que me da mi madre
eso me lo pongo yo

Martinetes del presidio

no soy ya aquél quien era
ni quién debía yo de ser
soy un mueble de tristeza
arrumbadito por la pared
estando yo preso en Cádiz
que yo me sentaba en el mío petate
me ponía a cavilar
y no siento lo que yo había pasao
sino lo que me quedaba a mí que pasar

Siguiriyas de las grandes penas

con dobles fatigas
le he pedido a Dios
que le aliviara las que tiene mi mare
en el corazón
contemplarme por Dios a mi mare
que no llore más
anda y la llevas a la audiencia de Cádiz
por mi libertad
grandes son mis penitas
que no caben más
que me veo, me estoy viendo, malo de muerte
en el hospital
qué desgracia más grande
hasta en el andar
como los pasos que pa alante pego
me se vuelven atrás

Tarantos de los pesares

corre y dile a mi primito hermano
por Dios, que me de la espuela
que apareje el caballo tordo
que me han robado a mía Malena
y de penica me vuelvo loco
hace tres días yo no lo veo
¿Dónde andará mi muchacho?
andará por las tabernas
estará por ahí borracho
una mujer mala me lo ha entretenío

Fandangos de campo alante

a la mujer que quería
la vida se le acababa
y la vi en la agonía
le dije que no llorara
que hasta muerta la quería
voy diciendo la otra tarde
que no había mujer buena
volví la cara pa atrás
y me encontré con mi mare
yo de penita me eché a llorar

Soleares del mal querer

mal fin tenga el que me has dao
pa que yo tantito a ti te quiera
me has hecho aborrecer
a quién quería de veras
quise yo a esta mujer
cogí una hora de loco
ésta mi ruina fue
en mis cortas oraciones
ésta mi ruina fue
lo que había hecho contigo
ésto no lo había hecho yo con nadie
lo hago yo por mi niña
está pendiente en el aire
mi corazón
más duro que las columnas
del Templo de Salomón

Tientos de la corona

a mi mare vi llorar
y nunca más en la vida
éso me se puede olvidar
tiene
la reina del agua en su corona
cuatro águilas imperiales
y el Padre Santo de Roma
yo vi con mil cardenales
vales más millones
que los clavelitos, niña
que asoman por los balcones

Soleabulería del rompimiento

al de la puerta real
que me aliviara esta pena
que yo tengo
¿A quién se la voy a contar?
te había querido yo
y no lo niego
y yo no niego que te he querido
pero en el alma me pesa
por tus acciones tan malas
el haberte conocido
y te lo pido de favor
cuando me veas por la calle
gitana mala
no me digas: con Dios

Siguiriyas de la mala suerte

por mi malita suerte
con quién vine a dar
con una hija de una mala mare
harta de rodar
pa todos los desgraciados
han hecho un convento
y el primerito que lo habitara
sería mi cuerpo
cuatro hermanos tengo
yo fui desgraciao
cómo he tenido esta malita suerte
de que yo sea el soldao
tengo yo en mi cuerpo
un clavo hincado
cómo una hija de una mala mare
me lo ha remachado

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *