Verea del camino. Vicente Soto “Sordera”

Rompecerones (bulerías)

vereda del camino
van dos gitanas
una se llama Rosa
y la otra Juana
y en la cintura
con su cántaro de agua
y yo con mi borriquillo
como buen gitano
las llevo a su casa
¿por qué no dejas que la gente hable?
que más hablaron de Dios
siendo del mejor linaje
debajillo de mi toldo
yo me ponía, primita de mi alma, a hacer mis canastas
para yo darle de comer
a mi niño de mi alma
el corazón herido
por ti me duele el alma
porque yo estoy convencido
gitana, de que me engañas
qué chaquetilla más chula
qué bonito tiene el corte
dime con el pensamiento
donde te metiste anoche
con azuquita, con canela
perejiles y hierba buena
y de la casa, de la yaya
para que sean, omaita, la más buena
qué mala noche ha llevado
mi niña la Rafaela
que no ha podido dormir
y la noche ha pasado en vela
dejadla, dejadla que duerma
dejadla, dejadla dormir
la despertarán los gallos
cantando el quiquiriquí
en lo que me entretengo
cuando estoy triste
en oler la rosa
que tú me diste
y aunque esté seca
recuerdo aquellos tiempos
que anduvo fresca
porque los celos
si no saben llevarse
te matan por dentro
el querer que se oculta
bajo el silencio
hace mayores estragos
dentro del cuerpo

En mi memoria (tarantas)

dime qué llevas en el carro
que tan despacio caminas
llevo al pobre de mi hermano
que ayer un barreno en la mina
le ha cortado las dos manos
los capataces del muelle
están haciendo una romana
para pesar los dineros
que toditas las semanas
les roban a los pobrecitos mineros

Senderos / Tu querer gitano (tientos / tangos)

yo me paraba a pensar
que todo en la vida es mentira
no hay más verdad que la muerte
no hay quién me lo contradiga
¿qué pájaro sera aquél
que canta en la verde oliva?
corre y dile que se calle
que su cante me lastima
siembra, trilla y arrecoge
porque yo soy como el campesino andaluz
pero procúralo tú
para que el rico no se comiera
la savia de tu salud
los sabios doctores
dicen que me encuentro malo
muy malo de muerte
me estaba muriendo
me voy a morir
y llamadme a mí a otro doctor
porque se me arrancan de fatiga
las alitas del corazón
a Madrid han venido
varios pintores
para pintar a la Virgen
de Dolores
válgame Dios, Geltrudis
cuando yo te llamaba
¿por qué no acudes?
gitana, de ti me río
porque tú estás sufriendo ahora
lo que yo antes he sufrido
muérete de pena
que mala tú has sido
y tu querer gitana
me tienes loco
y tú podrías curarme
si tú me besas muy poquito a poco
con lo poco que yo tenía
yo he hecho una partición
mis hermanos son aquellos
que tengan igual que yo
ni casa ni canastilla
y ni siquiera familia tengo
y yo sinelo un buen caló
que con nadie yo me meto
a preguntarle al campo
a la violeta
si para el mal de amores, gitana mía
había receta
me ha respondido
que para el mal de amores
nunca la ha habido

Aires de Cádiz (alegrías, romeras y cantiñas)

a todos los ojillos negros
los van a prender mañana
y tú que negros los tienes
échate un velo en la cara
que con los titirimundis
que yo te pago a ti la entrá
que si tu madre no quiere
que ¿qué dira, qué dirá?
que ¿qué dira, qué dirá?
que ¿qué tendrá que decir?
que yo te quiero y te adoro
que yo me muero por ti
la cara de mi romera
no se le puede ya aguantar
por la mañana temprano
acabadita de levantar
no hay quién la aguante
con esa cara
esa alegría
y ese semblante
las calles se me oscurecieron
y el cielo se me nubló
el día que me dijiste
que nuestro querer se acabó
a la botica, niña
no vayas sola
que el boticario, mi alma
gasta pistola
soy aquel contrabandista
que siempre huyendo va
cuando salgo con mi jaca
al Peñón de Gibraltar
y si me salen a rebato
y el alto a mí me dan
dejo mi jaca al escape
que ella sabe a donde va
cuando vas andando
lirios y rosas
vas derramando

Bastante me quitaron (malagueñas)

todita la noche me llevo
sentadito en mi balcón
y cuando escucho tus pasos
se me alegraba mi corazón
ya bastante me han quitado
que no me quiten a mí
la locura que has dejado
en este mundo sin fin
donde vivo atormentado

La más mala (soleares)

en qué soledad me encuentro
qué grande era la pena mía
por camino tengo un pozo
y yo no encuentro la salida
siento miedo de encontrarme
tengo miedo de encontrarme
yo solito en un camino
por donde no pase nadie
en un camino cualquiera
que no va a ninguna parte
lo más malo de este mundo
me lo critica la gente, mujer, contigo
como sabes que te quiero
te burlas de mi cariño
como yo quiero a mi madre
lo que la camelo yo
que presente yo la llevo
metida en mi corazón
yo no quiero nada contigo
que me castigue Undebé
con los tormentos que vivo
ay, que te quiero
que de vergüenza
no te lo peno
sin interés
de ningún dinero

En la fragua (martinete)

qué pena que se han perdido
todas las fraguas de Triana
y con ellas el martinete
que todos los gitanos cantaban
de cien que arrastran cadenas
lo menos noventa y nueve
no suelen cumplir la pena
hasta los olivaritos, prima mía, del valle
yo había acompañado a mi buena gitana
y yo le había echado mi bracito por encima
y yo la he miradito como a mi hermana
y si no es verdad
y si esto que yo digo no era verdad
que Dios me mande la muerte
si me la quiere a mí mandar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *