Rito y Geografía del Cante. El fandango

Fandango de don Marcos Giménez (Ángel el de señá Pura)

Mi enfermedad es tan horrible
tengo perdida mi fe
curarme será imposible
pero sí conseguiré
besarte y después morirme
En la tumba de mi madre
sembré flores coloradas
como las regué con llanto
se pusieron a llorar
las flores del camposanto
Alosno tierra bendita
donde Dios puso su velo
y le echó la bendición
un fandanguillo alosnero
que alosnerillo soy yo

Fandango cané de Alosno (varios)

Al revolver una esquina
me dieron tus resplandores
sabes a lo que vengo niña
a coronarte de flores
de lirios y clavellinas
A un alto pino subí
por ver si la divisaba
lo que divisé fue el polvo
del coche que la llevaba

Fandangos de Pérez de Guzmán (Santiago Salguero)

La mujer que yo más quiero
se ha enamorado de una estrella
ando fabricando un globo
para subir al cielo a por ella
si no me la dan la robo
Convéncete madre mía
no digas que no la quieres
que es la que tengo elegida
entre todas las mujeres
por ella me moriría

Fandangos de Macandé (Ángel de Álora)

Tengo una hermana en la vida
siendo yo rico millonario
si yo pudiera algún día
a ese sobrinillo no ver llorando
hasta el alma la vendía
Cuando a mi casa yo volvía
con qué pena yo lloré
la que me alumbró mi madre un día
en el patio yo me la encontré
qué dolor de madre mía

Fandangos del Gloria (Manuel Soto “Sordera”)

Te tiene que llegar el día
que llores por mi querer
con un llanto tan profundo
que tengas tú que aborrecer
a quien tú quieras más en el mundo
Yo me voy a la marisma
a tirar al pato real
me gusta que caiga al agua
por ver mi perra nadar
y que en la boca me lo traiga

Fandangos por soleá (la Sabina)

Yo estaba malita en la cama
oscura y sin tener luz
entraste y me dio alegría
y recobré yo la salud
que por ti hombre malino tenía yo perdida
Mira si yo vivo desesperada
que te desafío yo a ti hasta con la muerte
dime hombre qué es lo que tú me has dado
que yo no puedo a ti aborrecerte
¿qué medicina es la que tú me has dado?

Fandangos de tío Bengala (Miguel Bengala)

La mentira y la verdad
siempre estaban discutiendo
la verdad suspira y llora
mientras la mentira está
del mundo dueña y señora
Y era un incendio de rosas
y nube del incensario
las pupilas luminosas
de la Virgen del Rosario
son perlas negras preciosas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *