Rito y Geografía del Cante. Chocolate

fandangos

ni la pintan los pintores
yo, Dios mío de mi alma, más bonita no la he visto
sin pintura ni colores
lavada con agua del grifo
con la que riego mis flores
y un enemigo también
un amigo lo es cualquiera
lo difícil es comprender
quien es el amigo de veras, Dios mío de mi alma
y el que te vende después
la noche que tú te entretienes
Dios mío de mi alma, yo me peleo con mi reloj
porque creo que ya no vienes
y hasta me falta a mí valor
para mirar la hora que tiene
ahora me voy a otra iglesia
ya no voy al Gran Poder
porque me acuerdo, mujer
de todas tus falsas promesas
y a mí me da vergüenza de Él

soleares

la soberbia y el orgullo
tienen su equivocación
quién se crea que el mundo es suyo
ha perdido la razón
en la capilla de El Carmen
amanecí una mañana
pidiéndole al Nazareno
que a mí me camele esta gitana
yo tengo un hijo perdido
como Dios no lo remedie
yo voy a perder el sentido
tengo el gusto tan colmado
cuando tengo a mi vera
que si me dieran a mí la muerte
creo que no la sintiera
qué pena tengo en el alma
se murió la madre mía
cuando se anunciaba el alba
ay, que te quiero
pero de vergüenza
no te lo peno

siguiriyas

me duelen mis carnes
de tanto sufrir
no llamarme a esa puerta
no llamar, por Dios
sólo pensar que mi compañerita de mi alma
se me va morir
dices que duermes sola
dices como hay Dios
porque de noche con el pensamiento
dormimos los dos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *