Puro y Jondo. Santiago Donday (DVD)

soleá

me meto por los rincones
y a voces llamo a mi madre
y como tú no me camelas
busco a la Virgen del Carmen
pa que remedio no tengas
que un cirujano te corte
la campanilla y la lengua
no presumas más
que tu carita no tenela
nadita de particular
por la Alameda
ya viene el guarda
con la correa

tientos

me voy a meter en un convento
que tenga rejas de bronce
pa que tú pases fatigas
y de mi cuerpo no goces
vales más millones
que los clavelitos grana
que asoman por los balcones
pasa de largo y no mira
sin saber que aquí dejaba
a una gitana cautiva
calabacín, calabazón
a este bichito lo mato yo
ya te he dicho que a mi madre
la tienes que venerar
como a la Virgen del Carmen
que está puesta en el altar

seguiriyas

qué desgracia la mía
hasta en el andar
que los pasitos que alante doy
me se vuelven atrás
tú no tienes la culpa
ni yo a ti te culpo
la culpa la tienen las malitas lenguas
que andan por el mundo
esta mujer me busca
y me va a encontrar
quiere que pierda la calor de mis niños
pa la eternidad

seguiriyas

cuando yo me muera
te dejo un encargo
que con tus trencitas de tu pelito negro
me amarren las manos

bulerías

al compás del martillo
un gitano cantaba
de su pecho era el yunque
de un querer que forjaba
al pasar junto a tu vera
a la cara me miró
y poniendo el alma entera
Santiago asi cantó
gitana
gitana blanca
rayo de sol
merecías de bronce
tus carnes morenas
como el mismo metal
se te caigan de gangrena
la boca con que me riñes
la manita con que me pegas
vas a morir rabiando
no vas a tener más pan que comer
que el que yo te vaya dando
pare usted
ay que bonitos
tiene los pies

bulerías

no le tires, no le tires
que tirarle es cobardía
echa mano a tu navaja
que yo le echaré a la mía
no me seas ventanera
que la que tiene buen vino
es que tiene mucha solera
ráscame aquí
que me está picando

fandango

estaba yo malita en la cama
a oscuritas sin tener yo luz
entraste y me dio alegría
que yo recobré la salud
que yo por ti tenía perdida
el que roba pan pa sus hijos
que me lo cogen y me lo prenden
aquel que roba muchos miles
no lo encuentran los duendes
ni lo cogen los civiles

martinete

en el barrio de Triana
ya no hay pluma ni tintero
pa escribirle a mi pare
que hace tres años que no lo veo
hasta el olivarito del valle
que te acompañé yo a ti, buena gitana
que me juraste por tu mare
y te he miraíto como a una hermana
y si es mentira lo que digo
que Dios me mande la muerte
y si no que me mande un castigo

alegrías

aunque vayas y te bañes
donde se bañó el león
no te has de quitar la mancha
que Santiaguito te dejó
ay, que te quiero
pero de lachi
no te lo peno
dos corazones a un tiempo
están puestos en balanza
uno pidiendo justicia
y otro pidiendo venganza
ay, que te quiero
pero de lachi
no te lo peno

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *