Maestros del cante. Manuel Soto “El Sordera”

Confiésate compañerita (bulerías por soleá)

¿Por qué no te confiesas tú con el cura?
y le cuentas lo que has pecao
porque yo te quiero pura
que vivas a mi lao
con fatiguitas dobles yo te llamaba
y viendo que no venías
las duquelas me ahogaban
y Dios va a mandarte a ti un castigo muy grande
y eso es porque tú te lo mereces
porque me vienes culpando y yo culpa no tengo
que de ti hablara la gente
de hora en hora
me va gustando
más tu persona

Perdona si te hice daño (fandangos)

perdona si te hice daño
el día de mi borrachera
no creí que mis maneras
con el correr de los años
tan malas se convirtieran
porque no había papeles firmados
ni anillo de casamiento
yo viví contigo un tiempo
como no me ha interesado
me fuí yo buscando otros vientos

Ventana de la muralla (alegrías)

ventanas que dan al mar
ventanas de la muralla
por donde se ven venir
los barcos de las batallas
más desgraciaíto que yo
eso no nace de mare
que me encuentro en un camino
con dos veredas iguales
tiré un tiro en el aire
cayó en la arena
confianza en el hombre
nunca la tengas

Por lo mucho que te quiero (malagueñas de el Mellizo)

por lo mucho que te quiero
de noche no duermo en cama
me acuesto con el sentío
a ver si a la puerta llamas
y ni aun durmiendo yo te olvido
la luz alimenta la noche
y el alba al amanecer
y yo también me alimento
serrana, con tu querer
que es cuando estoy más contento

Yo no te hablo (soleares)

por temor a Dios y a la gente
yo no te hablo donde te encuentro
pero yo me he hecho los cargos
que tú ya pa mí te has muerto
a mí me lo han preguntao
y como tanto te quiero
contestación yo no he dao
yo le pido a Dios llorando
que la salud me la quite
y a ti te la vaya dando
a nadie quiero
mientras me viva
mi compañero

En esta esquina me paro (bulerías)

mi nombre no me lo mientes
porque ni vivo ni muerto
mis ojitos camelan verte
no te asomes a la muralla
no vaya un santo y te diga
te diga que te vayas

lo que me has hecho pasar
aunque vengas bajo palio
yo no te vuelvo a hablar
en esta esquina me paro
yo me pongo a pregonar
los higuitos sin espinas
baratitos los voy a dar
al dulce de piña
y también de guayaba
a esto de la medianoche
¿Para qué me llaman?
ay, mare, mare
yo creí que llovía
y agua no cae

Déjame sufrir (siguiriyas)

dejadme solito
dejadme sufrir
que el sufrimiento, mare mía que tengo
es sólo pa mí
pa cuando yo me muera
te voy a dar un encargo
que con las trenzas de tu pelito negro
me amarren las manos
comparito mío Cuco
dígale a mi mare
como me quedo en esta casapuerta
revolcao en mi sangre

En la serranía (fandangos de el Gloria)

con unos cuantos amigos
yo me fuí de cacería
llegando a la serranía
pegó mi jaca un relincho
no se lo que presentía
por ella yo diera la vida
cuanto quiero yo a mi jaca
con ella me paso el día
con mi trabuco y mi faca
recorro la serranía

Azucar Arcande (mirabrás)

a mí que me importa
que hable la gente
que salgo contigo a solas
y si te quiero no lo pienses
que tu cariño llevo presente
que con el Mirabrás
tiritrianda
pregunte, cara gitana
esta uva de Almería
azúcar cande, serrana
pruébela, señora mía
son caramelos
como tus labios, niña
si yo los pruebo
chirimoyas y peras
y es que tus ojos me desesperan
no hay quien te aguante
con ese cuerpo
y ese semblante
por tus talones
salen, señora
la gracia fina
de tu persona

Quien a la mina camina (tarantos)

la patrona de Linares
vive juntito a la mina
quien a la mina camina
al pasar por los umbrales
se detiene y se persigna
minero de honda pena
que tienes en la garganta
que con tanta pena cantas
entre barrena y barrena
la pena de la taranta

Cuando remedio tenía (soleares de Jerez)

chiquilla, como estás tú
que tú no ves la catedral
aunque te enciendan la luz
con las ganancias del sebo
te voy a comprar una zamarra
y un sombrerito de pelo
dices que no me querías
haberlo miraíto antes
cuando remedio tenía
yo tengo pena, yo tengo pena
porque no tengo a nadie a mi vera

Las fatigas del querer (tangos)

el que diga que no siente
dolor en el corazón
es que corazón no tiene
para poder sentir el dolor
en este mundo todo es mentira
y el que la verdad penaba
lo toman porque delira
las fatigas del querer
son fatigas que no acaban
que no acaban nunca bien
le dije que la quería
y ella me dijo que no
que no se comprometía

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *