En “ca” Fernando de la Morena

Tú tienes un amor para mí

tú tienes unos ojos pa mí
unos lindos ojos pa mí
que dale maraví, maraví
maraví, maravilla
unos ojos negros pa mí
que dale maraví, maraví
maraví, maravilla
a ti te pretende el Vicente
el Francisco, gitana, también te enamora
pero es Pascual solamente
el hombre que te acalora
esto sí es cantar y bailar
esto sí que es cantar y reir
de chiquitita me metieron en un convento
allí me encontraba yo con mi descontento
yo no quiero anís
yo no quiero na
casadita sí, eso sí
pero monja no, eso no
mala fue mi mare
que no me casó
con aquel moreno
que quería yo
la abadesa me lleva al jardín
a cortar las flores de mayo y abril
yo no quiero flores
yo no quiero na
casadita sí, eso sí
pero monja no, eso no
mala fue mi mare
que no me casó
con aquel gitano
que quería yo
la abadesa me daba a mí anís
que ella me lo daba cuando estaba triste
yo no quiero anís
yo no quiero na
casadita sí, eso sí
pero monja no, eso no
mala fue mi mare
que no me casó
con aquel gitano
que quería yo

Eugenia de Montijo

Eugenia de Montijo
tiene dos hijas
una se llama Eugenia
la otra Francisca
los majos de Granada
las solicitan
porque las dos son bellas
y granadinas
pero mi señora
María Manuela
que tiene el casamiento
tiene mucha escuela
los majos le dicen
con mucho tremor
mientras abre y cierra
su abanico malva
con tal de llamarla
Duquesa del Alba
linda emperadora
de una casa vieja
la flor y nata de los donceles
le cantan a María la Manuela

Despacito y buena letra

despacito y buena letra
el hacer las cosas bien
importa más que el hacerlas
¿Quién me compra esta levita?
que muy barata la voy a endiñar
me la había regalaíto un moro
un morito de Tetuán
el arco y la rama
porque tú me haces
muchas fatigas grandes pasar
me haces duquelas pasar
y tú sabes que yo puedo
dártelas a ti redoblás
Gertrudis
cuando yo te llamo
¿Por qué no acudes?
te rebelaste
que tú querías
arroz con tomate

Mariquilla Moquillo

quiérame usted
que soy torero
de la cuadrilla del Bomba
banderillero
Mariquilla Moquillo
su madre ha muerto
su casa la lleva, vaya que si
la casa a cuestas
yo no siento que te vayas
siento que te llevaste
la sangre de mis entrañas
y por eso
ay, que te quiero

Este querer de nosotros

este querer de nosotros
tiene que armar más ruido
que un día de terremoto
a mí me quieres tú comparar
siendo de todos los metales
y yo de un solo metal
barbero loco
ni tú te pelas
ni yo tampoco
vete a la iglesia y confiesa
que a ti te quiten todos los muñecos
que tienes en la cabeza
porque tú a mí no vengas, prima, con belenes
que tú me pones la cabeza
como el molino que muele
señorita, présteme usted el gallo
y la señorita no quiso prestarlo

Al atravesar el barranco

con mi burra y mi serón
entré por la sacristía
salí por el altar mayor
¿qué quieres que yo le haga?
si una pena sin alivio
sólo la muerte la acaba
al atravesar el barranco
dijo un negro con afán
Dios mío, quién fuera blanco
aunque fuera catalán
era por eso
tan sólo por eso
que los limones
se venden menos

Al compás del cocorocó

el amor que se oculta
bajo el silencio
es el que más estragos
hace dentro del cuerpo
porque las llamas
no encuentran salida
dentro del alma
cuatro padres franciscos
cuatro del Carmen
cuatro de la Victoria
son doce frailes
mira que yo voy
patadita, primo
en el culo te doy
cocorocó
que a gustito
estamos nosotros
Manolito
un bailecito
ay, mama
que me vengo cayendo
de la borrachera
de vino que tengo

Quiérelo mucho

la cosa que yo quiero
más que a mi vida
son tus ojillos negros
que me asesinan
he de mirarte
con tal de que me mires
aunque me maten
con los ojillos del alma
yo te estoy mirando
y con los de la cara
disimulando
ese es el modo
que tu cariño y el mío
se oculte a todos
con los ojos del alma
yo te estoy mirando
mi corazón volando
se metió en tu pecho
le cortaron las alas
se quedó dentro
quiérelo mucho
ya que volar no puede
lejos del tuyo
los secretos
cuando se comunican
ya no son nuestros

Gitana blanca

al compás de un martillo un gitano cantaba
y su pecho era un yunque del calor que forjaba
parecía de bronce el gitano juncal
con sus carnes morenas como el mismo metal
al pasar junto a su vera
a la cara le miró
y poniendo el alma entera
el gitano le cantó
gitana blanca
del color de la azucena
merecías ser morena
para yo fundirte en mi crisol
gitana con carita de arrebol
¿Quién no paga en esta vida
con cien años de condena?
¿Quién pone lirios morados
en tu carita morena?
que ninguno de mi sangre
quiera hacerte una traición
porque Dios hará justicia
de mi propio corazón
¿Por qué yo dejé de verte?
y esta maldición
ni me llores ni tengas alegría
compañera mía de mi corazón

Bulería de Cádiz

yo se que tienes buen pelo, gitana
que te llega a la cintura
y es tu marido un gallego
con una reata de mulas
una esquina di la vuelta
hasta llegar a la ermita
pasito a pasito lento
que los romeros van a misa
ahora sí,
la cosas tan graciosas que ocurren en Cádiz
y las hambres las íbamos a sentir
que mire usted que gracia tiene este país
dicen que van a poner
un puente por la bahía
cerquita voy a tener
tu persona de la mía
caray, caray, caray
a mí no me importa
Sevilla ni Cádiz
tampoco el Guadalquivir
y mire usted que gracia
tiene este país
dices que me quieres mucho
y hasta te mueres, gitana tú por mí
que tú te mueres por mí
muérete que yo te vea
y entonces diré que sí
señorita, présteme usted el gallo
y la señorita no quiso prestarlo
esta noche me mudo
me llevo el chisme
me llevo la caldera
aunque me tizne
te quiero
pero de lachi
no te …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *