Cante flamenco (volumen 2). Fernanda y Bernarda de Utrera

bulerías. Fernanda y Bernarda

¿Qué es lo que quieres de mí?
si hasta el agua que yo bebo
te la tengo que pedir
toda una vida
me estaría contigo
no me importa ni donde
ni cómo ni cuando
pero junto a ti
todita una vida
te estaría mimando
yo te estaría cuidando
como cuido mi vida
que la vivo por ti
y no me cansaría
de decirte siempre
pero siempre, siempre
que eres mi vida
y encima mi angustia
y deseperación
todita una vida
me estaría contigo
no me importa ni donde
ni cómo ni cuando
pero cerca de ti
qué grande fatiga es la mía
que le quiero yo poner guarda
a una viñita muy perdida
sin firmar un documento
sin hallar un previo aviso
sin hablarnos ni mirarnos
hemos hecho un compromiso
tu cariño es como el mío
eres vela, yo soy viento
eres cauce y yo soy río
tú eres llaga y yo lamento
nadie habló de enamorarnos
pero Dios así lo quiso
y tan sólo de tratarnos
hemos hecho un compromiso
porque había tocaíto el toquecito de silencio
ya nos mandan a llamar
y al toquecito, madre mía de diana
te mandan a levantar
ésa que vende agua fue bailaora
bailó por alegrías como ella sola
ya es viejecita
y está vendiendo agua la pobrecita
yo quise cambiar y no quiso
un pañolito de lunares
por uno de fondo liso
todita la noche yo me llevo
sentadita en mi balcón
y cuando siento yo tus pasos
a mí se me para mi corazón
porque lo quiero yo tanto
al salir yo de la mina
se me perdió mi pañuelo
¿Quién se lo vino a encontrar?
un gitano que yo quiero
y a mí no me lo quiere dar
cuando me acuerdo de ti
me da pena y alegría
tú me has enseñado a querer
y aunque tú eres mi ruína
yo no se por qué

soleares. Fernanda

nunca llegabas tú a horita cierta
y cuando llegas, renegando
como eres tan borde
del santo que por ti reza
no quiero yo que vayas a misa
ni la misa que iba yo
ni tú rezas ni yo rezaba
ni tenemos devoción
yo dejo la puerta entornada
por si alguna vez tú tuvieras
la tentación de empujar
murió la Serneta
la puerta se quedó cerrá
se había llevaíto la llave
del cante por soleá
estás como las gallinas
tú no parabas de escarbar
y echarte la tierra encima
algunas mujeres hay
no le temen a lo divino
formaban un casamiento
en la torva de un camino
la silla donde me siento
la enea se la ha caido
de pasar tantos tormentos
párate y mira al tejao
y verás mi camisoncito
con lunares coloraos
yo quiero ser como el aire
pa estar siempre a tu verita
sin que lo notara nadie
ay, que te quiero
sin interés de ningún dinero

bulerías. Fernanda y Bernarda

reina serás cuando quieras
de El Cairo y de Alejandría
un trono que tú quisieras
que trono yo te pondría
que trono yo te pusiera
tendrás corona imperial
y jardines florecidos
y un palacio de cristal
como nadie ha tenido
yo no te maldigo como a una gitana
ni tampoco quiero dejar de quererte
y a mi Dios le pido que cada mañana
que mis pasos siga y que me de la suerte
quiero mirar a tus ojos
quiero llamar a tu puerta
quiero mirar contigo
la lunita de primavera
pero yo contigo
quiero estar siempre contigo
siempre a la verita tuya
hasta que de amor me muera
dichosa es la madre
que tiene que velar
los ojitos verdes
por la madrugá
solita, sola se vino
esta gitana por los caminos

bulerías por soleá. Fernanda

mira si yo era una buena flamenquita
que yo venía de Hungría
y yo andaba pidiendo de puertecita en puerta pa yo poderme mantener
yo era una buena flamenquita
puerta del matadero
estaba Diego Pinini
dándole planta al sombrero
la sangre tú me la (freíste?)
y como Dios no lo remedie
andaremos (al desquite?)
tan bonita como era
parecía la Virgen
aquella que está en Utrera
ramitos de jazmines
la calle la iba llenando
Luisita la del Pinini
que la Pinini yo vi
en la puerta del corral
con los carneros adentro
sin poderlos matar

siguiriyas. Bernarda

siempre por los rincones
te encuentro llorando
que yo no tenga libertaíta en mi vida
si te doy mal pago
yo no te hablo en mi vida
no te hablo más
porque tu ropa juntita con la mía
no se lava más
las doce a mí me han dado
las doce me dieron
en el compás de Santo Domingo
con mi compañero

bulerías. Bernarda

cuando tú me eches de menos
te tienes que volver loco y salir a buscarme
como un caballo sin freno
la Virgen se está peinando
entre cortina y cortina
los cabellos eran de oro
los peines de plata fina
si con sangre de mis venas
pudiera hacerte vivir
el clavel que se secó
mis besos le habían dado vida
ay, qué dolor
y a los pies de mi cruz
y tú luz ya se me acabó
en esta oscuridad
pena del dolor
mírame llorar
a mí me gusta escuchar
las campanitas de las monjas
cuando yo me iba a acostar
a mí me quieren mandar
a servir a Dios y al rey
pero apartarme de ti
ésto no podrá la ley
por lo que yo estoy mirando
yo no he tiraíto piedras
poquito me está faltando
yo vengo de Utrera
y vengo vendiendo
vino de solera
alevanta y no duermas más
que mañanita tendrá lugar

tangos. Fernanda y Bernarda

a Utrera tú me llevaste
y me dejaste solita
en medio de los olivares
satisfacciones contigo
no las (necesito?) ni las quiero
pa qué me has desengañaíto
que es lo que mis ojitos vieron
yo lo digo porque puedo
como mi sobrina Inés
yo la busco y no la veo
a la revolvé
el cigarrito a ti se te apague
y no lo puedas encender
no supiste distiguir
me dejaste muy solita
te fuiste con la busní
ay, mi niña
ay, mis carnes
ay, mi Pepa
de mis carnes
qué ganas tengo que llegue
el mes de los caracoles
pa comprarle a mi Manuel
unas botas de botones
haces conmigo herejías
y no te cabe en el cuerpo
la sangre que tienes mía
tú no comprendes
que yo no te quiero
porque lo que quiero
es vivir

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *