Caminos reales del cante. José Mercé

Arroyito de agua clara (bulerías)

ya ves que lache me da
que cuando yo te naquero
tu te pones colorá
arroyito de agua clara
que yo quisiera beber
si un gachó no la enturbiara
flamenca de mi querer
el Padre Santo de Roma
tenía una hija bastarda
y la quiere meter a monja
y ella quiere ser casada
con los calores de Mayo
manda abrir una ventana
donde estan los segaores
segaítos (segandito) por la paja
que la hoz era de oro
y el clavo de una esmeralda

Amapola de un trigal (fandangos)

las penas son pa los presos
que no tienen libertad
y yo tambien sería libre
si te pudiera yo a ti olvidar
y aunque quiero, es imposible
pescando en la mar serena
mi barca se me partió
y al ver mis fatigas negras
una ola a mi me tragó
y el agua estalló de pena
yo corté flores de un almendro
y amapolas de un trigal
y comparé sus colores
con los tuyos, Soledad
cuando me hablas de amores

Si me perdiera algun día (tientos)

si algún día me perdiera
si me perdiera algún día
buscame, flamenca mía
por Jerez de la Frontera
a tu casa no me arrimo
que tu bata ha naquerao
lo que siendo yo tu primo
debieras de haber callao
a la menta verde
canela molida
de noche te pierdes, prima
te encuentro luego de día
te las quisiera contar
una por una mis penas
y empiezo y me vuelvo atrás

De Málaga cosa fina (tangos del Piyayo)

en Triana soleares
en Granada granaínas
y para cantes cabales
un cante que no me callo
de Málaga, cosa fina
son los tangos del Piyayo
estando yo en la manigüa
me dijo un negrito a mí:
si los dos somos hermanos
¿Por qué no tiras el fusil?
y mejor darnos la mano
viva España y viva Cuba
y viva la libertad
y soltemos estas cadenas
que cada vez nos pesan más
y yo le dije que por mí
sobrando estan las cadenas
pongamos a la guerra fin
que yo soy hombre de paz
la guerra tenga mal fin
y eso vamos a ganar

Cádiz anclada en el mar (cantiñas)

a la orilla del agua
tú no te arrimes
tú eres la envidia, prima
de los delfines
Cádiz, ancladita en el mar
tierra de los liberales
que al cante supiste dar
gracia y hondura a raudales
has naquerao mal de mí
dime niña gaditana
por que te alejas de mí
si yo te quiero gitana
enredaíta en mi sentir
como la hiedra a la rama

Eran tan grandes mis penas (seguiriyas)

eran tan grandes mis penas
que no caben más
porque me veo malito de muerte
en el hospital
yo no se por donde
ni por donde no
se me ha liao esta soguita al cuerpo
sin saberlo yo
las que se publican
no son grandes penas
las que se callan y se llevan por dentro
son las verdaderas

En la hojita de un olivo (soleá de Jerez)

en la hojita de un olivo
tengo escrita esta sentencia
aquel que quiera ser sabio
qué trabajito le cuesta
qué pena de mare mía
que me espera toas las noches
hasta las claras del día
Virgen de la Soledad
que penita no ser libre
y tener necesidad
no me lo digas
que duermes sola
yo soy el trigo
y tú la amapola

En una quimera un día (tarantos)

qué fatigas
yo vi morir a mi hermano
en una quimera, un dia
por dar la cara por mí
a él le quitaron la vi(d)a
mi hermanico de mi vida
en cuanto al tajo se asoma
es un deber del minero
mirar al techo primero
por si acaso se desploma
algun listón traicionero

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *