Antología del Cante Flamenco (Orfeón) 3

seguirillas. Antonio El Flecha

yo no conozco
a ese hombre
ni yo lo he pensado
tienen la culpa las malas lenguas
que la han levantado
dejadme que llore
que quiero llorar
que se me ha muerto la madre de mi alma
y no la veo más

fandangos. Manolo Caracol

a la sombra verde y clara
de la Torre de la Vela
fabricaba mi gitana
canastitos de canela
y por flores las cambiaba
dime mal hombre por qué
por qué le tiras piedras a la cruz
¿qué culpa debe tener
ese divino Jesús
que tú no sepas querer?

tangos gitanos. David Moreno y Ramón de Cádiz

estos gitanitos que ven
son gaditanos, son gaditanos
del barrio de Santa María
el más castizo gitano
donde al compás de guitarra
la pena la llevan
como un sudario
por mor del Faraón
unas ducas muy grandes estamos pasando
sin un triste real
y sólo viviendo más que bailando
nuestra raza calé
la penita la lleva como un sudario
como llevó el Nazareno
nuestro padrecito bueno
la suya al Monte Calvario
bata de lunares
la uniquita herencia
que dejó mi madre
y este es el tango que (ya les damos?)
al son de palmas Santa María
y hasta el greñudo se pone alegre
cuando cantamos por alegrías
para que estos gitanos puedan seguir la vida
alegres y cantando
es preciso que echéis
el billete del banco
y las dos botellitas
de vino blanco
con el sombrero en la mano
como persona de diplomacia
a este pueblo sevillano
tierra del rumbo y la gracia
suplican los antiguarios
un momento de atención
Sevilla de mi alma
tierra divina
donde son tus mujeres
ramos de rosas y clavellinas
a cantar tu belleza
hoy vengo yo
que me escuches te ruego
pon atención
hermosa sultana
de mi Andalucía
cuando Dios te hizo
qué alegre estaría
tierra encantadora
madre del salero
envidia te tienen
los astros del cielo
Sevilla de mis entrañas
población incomparable
aunque no nací en tu suelo
te quiero más que a mi madre
y de rodillas te juro
que si tuviera dinero
encima de la Giralda
con oro y perlas ponía un letrero
diciendo viva Sevilla
lo más bonito del mundo entero

cabales. Rafael Romero

dicen que no se siente
un apartamiento
apartaditas te se vean tus carnes
dentro de tu cuerpo

alegrías. Antonio el Flecha

el saber lo que tú sabes
no se lo que a ti te ha valido
yo me he burlaíto de ti, tonta
y no lo has comprendido
en la bahía de Cádiz
ha aparecido una fragata
y los marineros gritan
Cádiz, tacita de plata
¿cómo quiere mi niña
que yo la vaya a ver
si salgo de guardia
y entro de cuartel?
cuando te veo a ti por la calle
el vello se me horroriza
y yo no paro de mirarte
hasta perderte yo de vista
nadie se arrime a mi cama
estoy ético de pena
y el que de mi mal se muere
hasta la ropita le queman
yo tiré un tiro en el aire
cayó en la arena
confianza en el hombre
no hay quién la tenga

bulerías. Mariquita Heredia

grandes fatigas las mías
que quiero ponerle guarda
que madre, que madre
a una viñita perdida
puentecito de Triana
se rompió la barandilla
el coche cayó en el agua
mira qué bonita era
se parecía a la Virgen
de Consolación de Utrera
para yo volverte a mirar
tienes que nacer de nuevo
y volverte a cristianar
dices que no me querías
con una mano me echabas
con otra me arrecogías
te voy a querer
aunque no tenga
pan que comer

debla. Rafael Romero

si por instancia del tiempo
yo pisara tus umbrales
en en la mitad del camino
se abra la tierra y me trague
deblica barea

yo soy geray en el vestir
soy caló de nacimiento
yo no quiero se geray
con ser caló
estoy contento
deblica barea

soleares. David Moreno y Ramón de Cádiz

tengo un pocito en mi casa
que un manantial tenía
a la par que crece el agua
crecen las duquelas mías
¿te acuerdas tú cuando entonces
bajabas descalcita a abrirme
y ahora tú no me conoces?
yo he pasado fatigas dobles
pero va a llegar la horita
de que mi gusto se logre
en la Alameda
que viene el guarda
con la correa

martinete. Caracol / D. Moreno

martinete
cante grande de las fraguas de Triana
único lugar en el mundo
cuando luna apoyada en el barandal del puente
escucha el son de los fuelles
que acompaña al martinete
como un loco yo a la calle me salí
yo a la calle me salí
y a la gente que pasaba
con qué fatigas grandes
yo le preguntaba por ti

caracoles. Pedro Sánchez

primero que yo a ti te olvide
calle de Atocha
se va a secar la Fuente
de la Alcachofa
vámonos, vámonos
al Café de la Unión
donde para Curro Cúchares
y El Tato y Juan León
eres bonita
el conocimiento
la pasión no quita
te quiero yo
mas que a la madre
que me parió
como vendes castañas asadas
aguantando la nieve y el frío
con tus zapatos y tus medias caladas
eres la reina para tu marido
regordonas, que se acaban
hermosas como recién casadas
las vendes por tu querer
caracoles
mocito ¿qué ha dicho usted?
que son tus ojos dos soles
y vamos viviendo, olé

liviana / serrana. Rafael Romero

cuando voy por la sierra
llevo mis machos
no hay ladrón que se acerque
más de diez pasos
a un pastor en la sierra
lo vi llorando
le faltó una cordera
de su rebaño
y era que un lobo
al pobre pastorcito
le hizo el robo

alegrías de Cádiz. David Moreno y Ramón de Cádiz

me da pena si la veo
y si no la veo, doble
la pena se me redobla
cuando me mientan su nombre
a todos lo ojitos negros
los van a prender mañana
y tú que negros los tienes
échate un velo a la cara
cuando te vengas conmigo
que donde me irás a llevar
a darte un paseíto
por la Muralla Real

peteneras. Victoriano de Málaga

cuando me veas venir
vete por otro camino
no te acuerdes más de mí
y déjame con mi sino
que vivo muy bien sin ti
niños que estás abandonado
y no paras de llorar
vente a mi casa, hijo mío
niño de mi corazón
te daré felicidad
como lo hicieron conmigo

polo natural (soleá apolá). Rafael Romero

señores, el cante del polo
es cante de pura cepa
y lo debe de cantar
solamente el que lo sepa
ni Veracruz es vera cruz
ni Santo Domingo es santo
ni Puerto Rico es tan rico
pa que lo veneren tanto

malagueña de Chacón. Victoriano de Málaga

en mi vida negaré
que la quise con locura
mira qué cariño fue
que siento la calentura
que me dejó su querer
voy a dejar su querer
por el hablar de la gente
pero ten por entendido
que me va a costar la muerte
el haberte conocido

fandango. Ramón de Cádiz / David Moreno

yo entré un día en el manicomio
y a mí me ha pesado el haberlo hecho
yo vi a una loca en el patio
que sacaba y daba el pecho
a una muñeca de trapo
qué novia más guapa tengo
que me da miedo el mirarla
y es tanto lo que la quiero
que cuando voy a besarla
de mis labios siento celos
un hábito le ofreciste
al Cristo del Gran Poder
y como no lo cumpliste
ahora estoy pagando yo
lo que tú le prometiste
todo el mundo a mí me critica
que ando de borrachera
nadie sabe mis motivos
y si alguno los supiera
se emborracharía conmigo

mineras. Paco Muriana “Niño del Brillante”

que vengo de las minas de la carbonera
que mira lo que te he comprado
unas botas de cartera
con los botoncicos a un lado
te las pones cuando quieras

bulerías gitanas. Antonio Marco “El Trianero”

gitana, tú que vendes flores
las tuyas son amarillas
las mías de mil colores
qué bonita es la amapola
no tiene padre ni madre
se cría en el campo sola
tengo en mi casa un jardín
por si vienen malos tiempos
yo vender flores pa ti

saeta. Gabriela Ortega

alaridos del alma
saetas que ascendeis
como incienso de fe
en las noches templadas
del abril sevillano
decidme lo que sois
porque yo no lo se
¿sois voto o sois guerra?
¿sois llanto?
¿sois canción?
sois llagas que desgarran
el propio corazón
cuando la madrugada
del viernes santo nace
las puertas de la iglesia
se abren solemnemente
inmúmero gentío
bulle en la plaza aquella
y en medio de un silencio
devoto e imponente
aparece humildoso Cristo
el del Gran Poder
la talla más grandiosa
que el arte pudo hacer
su rostro
está lívido
sus labios han hablado
el que hizo este prodigio
murió crucificado
y revivió después
para tallar a Cristo
no es un santo de palo
es un hombre cargado
con un pesado leño
y puesto en un altar
Juan de Mena es sin duda
un escultor sin par
ya suena la saeta
el mozo postinero
en sus talones se alza
ya se quitó el sombrero
con la mano en acción
se dirige hacia el Cristo
en ninguna nación
ni en ningún pueblo han visto
cara a cara a un muchacho
hablarle así a su dios
purgando la culpa ajena
cargado vas con la cruz
yo te pido, buen Jesús
que me quites esta pena
quejido en la noche
alaridos del alma
saetas que ascendeis
como incienso de fe
en las noches templadas
del abril sevillano
decidme lo que sois
porque yo no lo se

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *