Antología del cante flamenco (CD 1)

Fandangos de Huelva. Jarrito

los surcos de mi besana
están llenos de terrones
y tu cabeza, serrana
está llena de ilusiones
pero de ilusiones vanas
cuando la vi de llorar
creí de volverme loco
pero luego me enteré
que ella lloraba por otro
y entonces fui yo el que lloré
me tratas como a un niño
porque te quiero con locura
tú me tiras por los suelos
qué malamente me miras
tanto como yo te quiero
tus labios sobre los míos
cuantas veces se juntaron
qué veneno me has pegado
me tienes muy consumido
porque tú a mí me has besado

Tientos. Niño de Almadén

te voy a meter en un convento
que tenga rejas de bronce
que la gente no te vea
ni la ropita te roce
en aquel pocito inmediato
donde beben mis palomas
yo me siento y me distraigo un rato
con ver el agua que toman
si bajaran del alto cielo
los serafines a hablar contigo
de flores te coronaran
sentrañas mías yo te lo digo
eres la tonta inocente
eres la tonta perdía
cuando riñes con tu gente
¿Por qué no te vienes a la vera mía?
yo no le critico a nadie
que le domine un querer
porque a mí me está dominando
y no me puedo valer
¿Qué pájaro será aquél
que canta en la verde oliva?
corre y dile que se calle
que su cante me lastima
tú serás mi prenda querida
serás mi prenda adorada
serás el pájaro cuqui
que alegre canta de madrugada
ay, que te quiero
lo que yo te quiero
sin ti mi vida
¿Pa qué la quiero?

Sevillanas corraleras. Bernardo el de los lobitos

es tan alta la nave
de mi Marina
que ningun marinero
se determina
y yo me atrevo
a subir a la marina
de marinero
en el río de amores
nada una dama
y su amante a la orilla
llora y la llama
que te quiero
y como no me pagas
de pena muero
del Rocío venimos
nadie se pique
que se lleva la palma
Villa Manrique
anda puntera
que la palma se lleva
la trianera
a dibujar tu cara
me puse un día
cuando llegué a tus labios
ya no podía
porque tus labios
necesitan pinceles
pa dibujarlos

Mirabrás. Rafael Romero

a mí qué me importa
que un rey me culpe
si el pueblo es grande y me abona
voz del pueblo, voz del cielo
y anda, que no hay más ley
que son las obras
que con el mirabrás
tira y anda
se amarra el pelo
con una hebra de hilo negro
y anda y mal fin tengas
si no me quieres
¿Pa qué te encelas?
si yo te quiero
pero de lachi
no te lo peno
por Dios te pido
que no te alabes
que te he querido
venga usted a mi puesto, hermosa
y no se vaya usted, salero
castañas de galarosa
yo vendo camuesas y peros
ay, Marina
yo traigo naranjas
y son de la China
batatitas borondas
y suspiros de canelas
malacatones de Ronda
y castañas como bajeas
te quiero yo
como a la mare
que me parió

Romeras. El Chaqueta

romera, ay mi romera
no me cantes más cantares
como te coja en el hierro
no te salva ni tu mare
qué disparate
que yo te quiera
como de antes
debajo de los laureles
tiene mi niña la cama
que cuando se va a dormir
viene la lunita y la llama
y a revolcarme
en un capote
que huele a carne
y cuidadito con ella
que es moza, moza
moza y doncella
ay de mí que me he perdido
no hay quién me lleve a mi casa
que vivo en San Agustín
juntito a los padres de Gracia
estoy por decir
que no quiero a nadie
na más que a ti

Bulerías. Jarrito

de terciopelo el vestido
pa el niño de San Antonio
que se lo tengo ofrecido
madre mía de la Merced
como mi gustito logre
un hábito voy a romper
y a mi me duele, me duele
la boquita de decirte
gitana, si tú me quieres
gitanitos venid, venid
que mi Manuela no se ha perdido
la tengo aquí
tienes la cara morena
los ojitos dos luceros
tu boquita una azucena
todas son de carne
mi compañera de azúcar cande

Caracoles. Niño de Almadén

cómo reluce, cómo reluce
la gran calle de Alcalá
cuando suben y bajan
los andaluces
vámonos, vámonos
al café de la Unión
donde para Curro Cúchares
el Tato y Juan Léon
tú eres bonita
el conocimiento la pasión no quita
te quiero yo
como a la madre que me parió
porque vendes castañas asás
aguantando la nieve y el frío
con tus zapatos y tus medias calás
eres la reina para tu marido
regordonas, que se acaban
hermosas como recien casadas
y tú las vendes por un querer
caracoles, caracoles
mocita ¿Qué ha dicho usted?
que son tus ojos dos soles
y vamos viviendo y olé

Tangos flamencos, Pericón de Cádiz

a todos los ojitos negros
los van a prender mañana
y tú que negros los tienes
échate un velo a la cara
te quiero yo
primita de mis entrañas
más que la madre que te parió
peinate tú con mis peines
que mis peines son de azúcar
quién con mis peines se peine
hasta los dedos se chupa
Dolores
¿Con qué te lavas la cara
que tanto te huele a flores?
vales más millones
que los clavelitos grana
que asoman por los balcones
si alguna vez vas por Cádiz
pasa por barrio Santa María
y tú verás los gitanos
como se bailan por alegrías
que te quiero yo
primita de mis entrañas
más que la mare que te parió

Alegrías. Pericón de Cádiz

aunque me pongas en tu puerta
cañones de artillería
tengo que pasar por ella
aunque me cueste la vida
más desgraciado que yo
creo que no nace de madre
yo me encuentro en un camino
con dos veredas iguales
una tórtola canta
en un almendro
y en su cante decía
viva mi dueño
dos corazones a un tiempo
están puestos en balanza
uno pidiendo justicia
y otro pidiendo venganza
cuando te vengas conmigo
que adonde te voy a llevar
a darte un paseíto
por la muralla real

Tarantas. Niño de Almadén

en el fondo de una mina
clamaba un minero así
en qué soledad me encuentro
en mi compaña un candil
y yo la salida no la encuentro
que dices que te llamas Laura
Laura de nombre, por nombre Laura
si no eres de los laureles
que los laureles son firmes
y tú pa mí no lo eres

Cartageneras. Niño de Málaga

si vas a San Antolín
y a la derecha te inclinas
verás en el primer camarín
a la Pastora Divina
que es el vivo retrato a ti
un lunes por la mañana
los pícaros tartaneros
les robaron las manzanas
a los pobrecitos arrieros
que venían de Totana

Verdiales. Bernardo el de los Lobitos

pueblo de los verdiales
quién te pudiera traer
metido en la faltriquera
como un pliego de papel
vengo de los verdiales
de los verdiales vengo
vengo de echarme una novia
de echarme una novia vengo
vengo de los verdiales
viva Málaga, mi tierra
yo soy de la Trinidad
el huerto de los claveles
el puente de Tetuán

Malagueñas. Niño de Almadén

viva Madrid, que es la corte
y viva Málaga la bella
y para puerto bonito
Barcelona y Cartagena
si es que pasas por la ermita
del Cristo del Desengaño
por Dios te pido, hermanita
que hables con el ermitaño
siquiera una palabrita

Malagueñas del Mellizo. Pericón de Cádiz

este querer tuyo y mío
dime dónde va a llegar
tú tratas de aborrecerme
y yo cada vez te quiero más
que Dios me mande a mí la muerte

Rondeñas. Niño de Almadén

por esos mares de Dios
navegando me perdí
y con la luz de tus ojos
a puerto de mar salí
vive tranquila, mujer
que en el corazón te llevo
y aunque lejos de ti esté
en otra fuente no bebo
aunque me muera de sed
después de haberme llevado
toda una noche de jarana
me vengo a purificar
debajo de tu ventana
como si fuera un altar

Jaberas. Niño de Málaga

se despierta un rey celoso
coje la pluma y escribe
y en el primer renglón pone
quién tiene celos no vive
estando cortando piñas
en el pinar del amor
del tronco saltó una astilla
se clavó en mi corazón
muerto estoy, llórame niña

Medias granaínas y granaínas. Niño de Almadén

dejadme un momento solo
quiero hartarme de llorar
dejadme que ponga flores
a esa tumba tan sagrá
recuerdo de mis amores
la Virgen de las Angustias
la que habita en la Carrera
que esa señora me espante
sino te quiero de veras

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *