Juan el Camas

Juan Lopez Romero Jimenez, cantaor payo, conocido artísticamente como Juan el Camas o Chiquito de Camas, por nacer en el pueblo de Camas (Sevilla), el día 25 de Febrero del año de 1928, y murió en Sevilla, el día 4 de Agosto del año 2008, un cantaor que es un mito por su fidelidad a otro tiempo o, lo que es lo igual, por su fidelidad a él mismo. Su contribución más perdurable, al nivel técnico, es su fandango. En la línea melódica y emocional de los terribles fandangos sevillanos de trueno, desde el Calza (que lo acompaña en esta grabación que les recomendamos, la que encabeza esta despedida, la única edición contemporánea y asequible de los cantes del artista camero) al Bizco Amate.

También radical en sus letras: es sorprendente escucharlo en las escasas grabaciones que hizo, para Universal (la Philips de entonces), si tenemos en cuenta que estábamos en el último, pero no olvidemos que igualmente feroz en su represión, franquismo. Juan nos hablaba en sus fandangos de mujeres de la vida, de hombres de la vida, de jornaleros explotados, de mentira, de fealdad. De sus experiencias en la legión y en la calle. De su vida. Juan convertía lo feo en hermoso, las desigualdades sociales en melodía, la explotación y la fatalidad en belleza. Claro que se trata de una belleza atroz. No estamos ante Valderrama o Marchena. Claro que se trata de una belleza insoportable. Pero es una belleza que nos habla de lo más íntimo del ser humano, de la muerte que trabaja en su seno desde el nacimiento, en colaboración, en ocasiones, con nuestros semejantes.

El Camas se queja sin pensar. Se arroja en los tercios sin temor a la muerte, ésa que lo ha alcanzado al fin. Por todo ello, su fandango es uno de los más populares, gracias también a su amistad con Camarón de la Isla, que popularizó este cante entre sus seguidores. Juan registró su fandango, y otros estilos de la baraja flamenca, en una serie de grabaciones de los primeros 70, con la guitarra de Ramón de Algeciras. Canta sus bulerías de las Tres Mil Viviendas con la guitarra de Rafael Amador. También interviene con sus bulerías surrealistas en el último corte del último disco de Pata Negra, Inspiración y locura.

Juan fue siempre un hombre abierto y generoso. Nocturno, anárquico, se apartó pronto del flamenco profesional, prefiriendo una vida errática en lo económico pero cierta en lo humano. De hecho, Juan se inició como artista flamenco con tan sólo 9 años de edad, dadas su facultades vocales portentosas, para enrolarse poco después en las compañías de Pepe Pinto, Antoñita Moreno y Pepe Marchena. Luego, como digo, se cansó de esta vida de artista profesional, y vivió a su manera, fijando residencia durante años en Cataluña, o en el local que su cuñado Paco Lira regenta en Sevilla, La Carbonería. Se mostró siempre abierto a las nuevas generaciones, apadrinando a gran número de intérpretes de nuevo cuño como el grupo Caña de Lomo o la bailaora francesa asentada en Sevilla, Valeria Saura. Juan era un hombre de una presencia física contundente, que contrastaba con la ligereza pinturera de su fandango.

Rito y Geografia del Cante Flamenco – Los Cabales

 

Camarón de la Isla – Chiquito De Camas (fandangos) letra de Juan el Camas

Que era como la luz del sol,

tu mirá se clava en mí

que era como la luz del sol

y no quisiera que fuera así

porque pa mí sería un gran dolor

cambia y seras más feliz

ay, ay , ay…

 

Ya levanta tu mano que es divina

Virgen del Carmen sagrá

ya levanta tu mano que es divina

y ponle tú la bendición

a aquellos que por ti suspiran

que los condenan a muerte

y mueren en una prisión

ay, ay , ay…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *